¿Qué es un “público”? 

Existen cientos de tipos diferentes de públicos. 

Se oye decir: “el público”, una estrella del espectáculo dice: “mi público”. Buscas en el diccionario y encuentras que “público” significa un grupo organizado o general de personas. 

Existe una definición especializada de la palabra “público” que no se encuentra en el diccionario pero que se usa en el campo de las relaciones públicas. “Público” es un término profesional de la gente de relaciones públicas. No significa una muchedumbre o las masas. Significa “un tipo de audiencia”.

Los profesionales de las relaciones públicas dividen la población general en públicos separados. Posiblemente los primeros pioneros de las relaciones públicas debieron haber empezado a usar “audiencias” desde 1911, cuando se escribieron algunos de los primeros textos de PR. Pero no lo hicieron. Usaron la palabra “públicos” para dar a entender los diferentes tipos de audiencias para sus comunicaciones. 

Por lo tanto, no encontrarás esta palabra en los diccionarios como un término profesional de las relaciones públicas. Pero será mejor que comprendas a fondo este término y te familiarices con él para usarlo. De lo contrario, cometerás más errores con respecto a las relaciones públicas de los que se puedan computar fácilmente.

Dirigirse al público equivocado representa cerca del 99 por ciento de los errores en las actividades de relaciones públicas y es la razón principal de los errores de PR.

Entonces, ¿qué es un público?

En la jerga de PR, usas “público” siempre junto a otra palabra. La palabra “público” no se usa sola en las relaciones públicas. Un Publi-relacionista  profesional nunca dice EL público. 

Está el “público comunitario”, o sea las personas en la ciudad que no se agrupan personalmente en algún otro público especial. Está el “público de empleados”, que son las personas que trabajan para una empresa. Está el “público de accionistas”, que son las personas que poseen acciones de la compañía. Está el “público de adolescentes”, que son las personas de menos de veinte años. Está el “público de médicos”, que son la audiencia formada por los médicos a los que tratamos de llegar.

Un interés en común o una característica profesional o de clase social en común (alguna semejanza dentro de un grupo especial) determina el tipo de público o audiencia.

Una persona que aplica relaciones públicas necesita agrupar a las personas de esta forma, ya que puede esperar que cada tipo diferente de público tenga intereses diferentes. Por lo tanto, la publicidad que hagas debe estar planeada especialmente para cada tipo de público. 

En el mundo de las relaciones públicas no hay niños; hay un “público infantil”. No hay adolescentes; hay un “público de adolescentes”. No hay ancianos, hay un “público de ancianos”. 

Alguien que usa las relaciones públicas no piensa en enormes masas. Piensa en tipos de grupos dentro de las masas. 

Las relaciones públicas son una actividad que se ocupa de la presentación y de la audiencia. Incluso cuando alguien escribe un comunicado de prensa, le da un “sesgo” para una publicación que llegue a un tipo de audiencia y lo escribe para esa audiencia.

Para hacerlo, primero debes tener una idea de las opiniones o realidad de ese público o audiencia. Lo averiguas llevando a cabo una encuesta. 

Una encuesta es una muestra o compilación parcial de hechos, cifras u opiniones, que se obtienen y se usan para aproximar o indicar lo que una compilación y análisis completo podría revelar.

Por ejemplo, hay un grupo de tres mil maestros en un área y quieres averiguar qué necesitan de la junta escolar. Al preguntar a doscientos de esos maestros, seleccionados al azar, puedes obtener una buena idea de qué posición tiene el grupo completo de maestros respecto a esa pregunta en particular. 

El que usa las técnicas de PR hace encuestas en relación con los públicos especiales. Después presenta su material de forma que influya en ese público en particular.

No ofreces historias sobre sillas de ruedas al público adolescente, ni premios de Mickey Mouse al público de ancianos. 

Todo lo que se ofrece al público debería estar planeado para llegar a un público en particular.

Cuando lo confundes, fracasas. 

Cuando lo tienes todo en orden, sin confusiones, y haces encuestas, tienes éxito. 

Alguien que no comprenda este concepto de los públicos puede fallar por completo. Si algún encargado de PR tratara de promover las “alabanzas a John Dillinger” (bandido americano) al “público de policías” es seguro que no obtendría una respuesta. Del mismo modo, ¡el “público criminal” no va a entusiasmarse con los “heroicos guardianes de la ley y el orden”! 

Todas las relaciones públicas expertas se dirigen a una audiencia específica y especial a la que se le hacen encuestas cuidadosamente, y que se llama “público”. 

Cuando sabes eso, puedes entender el tema de las relaciones públicas. 

Cuando puedes usarlo de forma experta, tú eres un profesional en el campo de las relaciones públicas. 

Cualquier persona que utilice las relaciones públicas tiene que determinar sus públicos precisos. Puede haber varios tipos distintos. 

Por tanto, debes hacer encuestas y examinar las reacciones de cada tipo diferente de público. 

Luego planeas y diseñas tu comunicación y las ofertas para cada uno. 

Envías el mensaje correcto al público correcto en cada caso. Puede haber una docena de mensajes diferentes si hay una docena de públicos diferentes. Cada uno es correcto para ese público. 

El que usa las relaciones públicas busca un resultado, una llamada, una réplica, una respuesta. 

El mensaje correcto en la forma correcta al público correcto obtiene el resultado. 

Un mensaje incorrecto a un público incorrecto sólo cuesta mucho dinero y no obtiene ningún resultado. 

Cuando se conoce cuál es el público correcto, uno puede entonces, hacerle una encuesta y comunicarse con él con realidad. 

Si quieres obtener resultados, conoce cuáles son tus públicos. 

Comments are closed.