Que no hacer en una entrevista de Trabajo!

Las relaciones públicas nos enseñan justo a relacionarnos con las personas de nuestro entorno, y también nos sirven para vender, comprar, conseguir algo,  incluso al solicitar un empleo, así que aquí compartimos un tipo publicado en “El Economista” que te puede ser de mucha utilidad.

Conseguir llegar a la entrevista laboral quiere decir que saliste bien librado en la primera impresión que deja el Curriculum. Has causado curiosidad como candidato para ocupar una vacante, es hora de mostrar tu mejor versión en persona.

Evita los seis pecados capitales en una entrevista de trabajo:

1. Impuntualidad

Llegar tarde es empezar mal, haces perder tiempo, recurso valioso de tu entrevistador, y das una primera mala imagen. Además de ser una falta de respeto dejas la impresión de ser una persona descuidada.

Procura llegar al menos diez minutos antes de la hora pactada para la entrevista.

2. Interrumpir al entrevistador

Cortar las preguntas, observaciones y comentarios del entrevistador terminará dejándote sin información que te puede ser valiosa, además puedes terminar poniéndote nervioso. El cortar la conversación del entrevistador puede generar un lenguaje agresivo y derivar en preguntas y/o respuestas sin sentido.

Evita interrumpir haciendo pausas antes de hablar. Unos segundos de silencio no serán mal interpretados.

3. No cuidar el estilo

La presentación personal te ayuda o te perjudica. No es que haya una tabla de puntaje para los zapatos, pantalón, camisa o saco que llevas, pero no acudas a una entrevista con la ropa con la que haces las labores del hogar o los encargos de tu familia. El ir mal vestido puede dar la impresión de descuido, una característica que puede ser trasladada a la labor de la vacante que quieres ocupar.

Prepara tu ropa y accesorios para que luzcan impecables.

4. Preguntar mucho

Encuentra la medida intermedia para aclarar todas tus dudas sobre la vacante, si exageras en las preguntas denotaras nerviosismo y protagonismo.

Ten paciencia y escucha todo lo que tiene que decir tu entrevistador, antes de acabar la cita expresa tus dudas. No preguntar tampoco es bueno, pueden llegar a pensar que no te interesó.

5. No controlar tu comunicación no verbal

El que no sepas cómo mover o colocar tus manos o que muevas mucho los pies mientras se realiza la entrevista puede generar intranquilidad de tu interlocutor. Puedes llegar a distraer la conversación, pondrán más atención al ritmo de tus dedos en el escritorio que a lo que estás diciendo.

Procurar mirar a los ojos, sonreír y hacer movimientos corporales moderados cuando sea necesario.

6. Mentir

Pecado capital de la vida. No te darán el trabajo porque exageraste, un mentiroso no es de fiar.

Así que “SUERTE”